fbpx

Cloe rinde homenaje a la leyenda del arte urbano pop, Keith Haring, con su nueva colección.

61 0

Si hablamos de arte pop, la intervención y exposición de obras artísticas en espacios públicos, esta fue una de las mayores expresiones inventivas que comenzó en la ciudad de Nueva York en los años 80 y pronto se convirtió en una forma en la que múltiples artistas decidieron salir del sistema tradicional y exponer su arte para todos.

Cuando hablamos de moda hablamos de diseño y estilo. Cloe, marca global de moda, siempre a la vanguardia al momento de presentar diseños para la mujer moderna, impacta con esta nueva colección que irrumpe con fuerza marcando tendencias para esta temporada, encontrando un importante aliado en el arte del niño rebelde de Pensilvania.

Keith Haring fue uno de los artistas, cineastas e intérpretes jóvenes más renombrados cuyo trabajo respondió a la cultura callejera urbana de la década de 1980. Inspirándose en los grafiteros cuyas marcas cubrían los vagones del metro de la ciudad, Haring comenzó a dibujar con tiza blanca sobre el papel negro utilizado para cubrir los paneles publicitarios vacíos. Haring no sólo pudo llegar a una audiencia amplia y diversa con sus dibujos del metro, sino que, con el tiempo, el metro se convirtió, como dijo Haring, en un “laboratorio” para desarrollar sus ideas. Ya en 1980, Haring comenzó a exponer en galerías y museos de todo el mundo, pero continuó participando en proyectos públicos, incluidas campañas de alfabetización y se convirtió en defensor de la lucha contra el sida con su enorme talento.

Antes de su muerte, Keith Haring estableció una fundación a su nombre para mantener y mejorar su legado de donaciones a organizaciones infantiles y contra el SIDA. A lo largo de su carrera, Haring produjo murales, esculturas y pinturas en beneficio de hospitales, grupos de niños desfavorecidos y varias organizaciones comunitarias de salud.

La Fundación también está comprometida a mantener y ampliar la conciencia pública sobre Keith Haring. Al trabajar con museos, galerías, editoriales y programadores de educación artística, la Fundación puede proporcionar al público información y obras de arte que de otro modo permanecerían inexploradas en los archivos. Keith Haring murió en Nueva York en febrero de 1990 de SIDA, a la edad de 31 años.

Related Post